Reto - Recupera el Boom

Esta semana entrante os voy a ir explicando, a modo de diario aunque con un delay de 7 días, cómo me va un nuevo reto runneril que ha surgido a raíz de la página web www.strava.com

El sábado 15, un amigo me habló de esta web y me explicó que el lunes siguiente, con el motivo de celebrar que en los años 70 comenzaba el boom del running, Strava proponía el reto de correr 70 kilómetros en 7 días, un reto titulado como "Recupera el Boom". Tan sólo era necesario un reloj/gps, unas bambas, algo de tiempo, y la suficiente salud y estado físico como para poder emprenderlo, claro. Como de todo eso consideraba que tenía, decidí apuntarme al reto con él (y con más de 16.000 personas más). A partir de mañana iré haciendo breves reseñas de cómo fue cada día, a modo de diario. Así podréis ver si consigo cumplirlo y, tanto en caso afirmativo como negativo, en qué condiciones termino...

"Precuela"

Domingo 16. Media Maratón. Uno tendrá muchas cosas, pero cerebro más bien poco, así que a pesar de llevar apuntado bastante tiempo a esta media maratón y de ser plenamente consciente de ello, he decidido comenzar mañana un reto bastante difícil, de correr 70 kilómetros en 7 días (10 kilómetros cada día si puedo salir todos). Pero claro, previamente tengo que correr estos 21,097 kilómetros, en competición, que no es que vayan a colaborar positivamente en recuperar ningún boom ni nada que se le parezca...

Puesto que mis Lunarglide tienen que pasar por el taller y las Mizuno he comprobado que no me van bien para medias maratones, he decidido correr ésta con las Asics del Zorro (es una larga historia, que comienza con un zorro robándome la zapatilla y termina con la posterior reaparición de ésta, ya marcada para siempre). 

Mi nivel no está en lo que sería su apogeo, más bien está próximo al ocaso, con lo que decido correr la primera mitad a un ritmo controlado, y en la segunda, si estoy bien, apretar. La carrera transcurre según lo previsto (con un inicio algo más rápido de lo que tocaba, pero reajustado después), y a partir de la mitad aproximadamente, en plena subida, comienzo a apretar, sin llegar a ir al límite. Dejar cadáveres atrás siempre motiva, y es de las pocas medias que no se me hace demasiado larga. 

Todo va bastante bien, pero sobre el kilómetro 18 el pie derecho me empieza a molestar, en la base de los dedos, a la altura del dedo corazón, y aflojo un pelín el ritmo. No es una molestia nueva, au contraire. Con un par de días de descanso y un posterior tranquilo regreso al running no suele ir a más... Me seguís, ¿no? Chapó.

De perdidos al río, la molestia es tolerable, y el último kilómetro y pico vuelvo a apretar aunque sin darlo todo (seamos realistas, el podio lo voy a ver desde la misma distancia, lo dé todo o no), completando el último parcial a 4:18 y llegando a meta en un tiempo regular bajo al cuadrado (para lo que he llegado a hacer), pero adelantando a 45 runners desde la mitad y completando la segunda dos minutos y medio más rápido que la primera. Por delante del 64% de runners, que es un "bien". La semana que viene veremos si realmente es "bien" o es "caca".

Acabada la carrera, otra media maratón para llegar hasta las duchas (creo que llegué a ver el letrero de "Cuenca 2 kms", y luego de regreso al coche, cojeando ligeramente por el dolor del pie. El comienzo del reto pinta "de cohonesss", pero ya sabía dónde y cómo me metía, así que ahora toca callar.

¡No cambiéis de canásh, mañana, mamamamamásh!

No hay comentarios:

Publicar un comentario