Recupera el Boom - Día 4

Día 4 del reto. Jueves 20.

Tras otro día de trabajo, una siesta reparadora de 20 minutos, y un paseo rápido de casi 40 con Marta y Éowyn, calzado nuevamente con las Nike, que son con las que mejor he aguantado esas permanentes molestias del pie, pongo en marcha el cronómetro y comienzo la cuarta etapa de este complicadillo reto.

Para intentar mantener un poco más a raya a mi amigo piezuno, opto por bajar a la ribera del río y correr por la pista de tierra que lo resigue. No es un tramo muy largo, el que tiene iluminación, unos 600 metros, pero eso me permite irme cruzando periódicamente con otros corredores, algún ciclista y con un grupo de gente con sus perros jugando, que siempre distrae un poco mientras vas haciendo.

El dolor no es tan marcado como los días pasados, quizá por correr en tierra, quizá por el calzado, quizá ya porque el propio dolor está cansado de mi tozudez de salir cada día y ya no tiene fuerzas ni para doler. El caso es que también noto en mis piernas la carga de los días pasados, y consigo llevar un ritmo demasiado "alegre". Los que sí veo que están alegres son los perrillos, jugando en el césped, y un gran grupo de runners que un poco más y casi me arrollan, y mira que es ancha la pista...

En las siguientes vueltas del recorrido, los runners van cambiando sus ejercicios, ahora corriendo levantando las rodillas, ahora con las piernas rectas, ahora estirando, ahora avanzando por la tierra como un grupo de zombis, con las piernas en posiciones extrañas y caminando casi renqueantes.

"Pa" renqueante también yo, que a medida que acumulo kilómetros, voy notando las piernas cada vez más cargadas. Poco después del 7 salgo de la ribera del río y me dirijo ya para casa, dejando a los zombis a su libre albedrío. Para hacer kilómetros, no hay nada como aguantar lejos hasta que empiezas a estar perjudicado, y entonces emprender el regreso. Los que faltan para llegar a casa los tienes que hacer sí o sí, salvo lesión, claro, con lo que ya puedes arañar algo más de distancia al reto.

Al final, 13 kilómetros al saco, con lo que sumo ya poco más de 46 kilómetros. A falta de tres días para finalizar el reto, sólo me quedan 24 kilómetros por recorrer. 8 por día.

Y pensar que si contara la media maratón del domingo sólo me faltarían 3 kilómetros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario