Recupera el Boom - Día 3

Día 3 del reto. Miércoles 19.

Hoy ha sido un día complicado para salir, porque he trabajado mañana y tarde, y tal cual he salido por la tarde, me he tenido que venir directo a casa porque había reunión de vecinos, que comenzaba a las 19:00 y sabía Dios cuando terminaba.

En el trayecto hacia casa, eso sí, he podido recuperar mi bamba, y recuperada ella de su lesión (suerte que tienen algunos, aunque sean objetos), tenía muy claro que si podía salir, lo haría con las Nike. La reunión ha durado lo suyo, entre pitos y flautas algo más de dos horas, pero sobre las 21:30 he visto la oportunidad. Tercer día, tercer calzado.

Con la ya habitual duda de cuánto voy a aguantar, y esta vez sólo, comienzo a correr. El primer kilómetro parece que el dolor vuelve, pero luego desaparece mágicamente y puedo hacer un buen trecho sin preocuparme por él. Un gato se me cruza relativamente cerca. Qué suerte tienen ellos con sus cuatro patas y su agilidad...

Decido hacer una ruta más o menos circular, y en los últimos kilómetros mi querido amigo dolor vuelve a saludarme con alegría. Yo, antipático por naturaleza, decido ignorarlo, porque total, tampoco está hablándome muy alto, y llegado el momento puedo excusarme con un "Ah, no te he oído, perdona". Todo sea que al final no acabe él hablando más alto de la cuenta y dejándome sordo...

¡Coño, qué susto con el gato éste! Ha salido de entre unos containers y casi invade mi espacio personal. No sé qué les pasa hoy a los gatos, que están inquietos.

Nevertheless, logro completar 11,44 kilómetros más, lo que aumenta mi total acumulado a 33,21 kilómetros de 70, casi la mitad, y con un superávit de 3,21 kilómetros.

"Ves haciendo ahora que puedes, que te harán falta", me susurra una voz desde lo más profundo de mi ser... Miedo me da.

No hay comentarios:

Publicar un comentario