Como entrenar a tu dragón 2 vs. Transformers - La era de la extinción

Trigésimo séptimo Cinestreet Fighter, hoy con el duelo:

          Cómo entrenar a tu dragón 2                           vs.                 Transformers - La era de la extinción

Buenas tardes, nos encontramos en el bosque de Va a acabar mal, y les vamos a presentar a nuestros contendientes de hoy:

A mi siniestra, con los cueros, lanas y cascos vikingos más auténticos, se encuentran el líder de la tribu, Estoico; su alocado hijo, Hipo; la novieta del anterior, Astrid; la desaparecida años atrás madre de Hipo, Valka, y el temible y malvado Drago Puño Sangriento. Tras ellos, alzándose majestuosos, sus respectivos dragones, a saber: Rompecráneos, Desdentado, Tormenta, Asaltanubes y Bestibestia, el dragón Alfa.

A la diestra, con ropa estándar, Cade Yeager y su hija Tessa, con su novio Shane, rodeados por las moles que son los autobots: Optimus Prime, Bumblebee, Hound, Drift y Crosshairs. Algo apartado, con cara de no haber pasado con éxito las últimas cuatro ITVs, el malvado Lockdown. Mucho más apartado, como evaluando la situación, el temible dinobot tiranosaurio Grimlock.

Así a simple vista, parece bastante claro quien tiene las de perder, pero nuestros intrépidos vikingos saltan vociferando a lomos de sus fieles corc... dragones, y comienzan a surcar los aires en dirección a los robots enemigos. Los autobots, lamentando la inconsciencia de sus rivales, alzan al cielo sus ametralladoras y cañones con desdén. Grimlock, mientras, se acerca a un enorme tronco y comienza a olisquear la base.

Drago, que será malo, pero no es gilipollas, y que anticipa una insensata y dolorosa muerte de los "valerosos" vikingos a manos de los mecánicamente armados autobots, no está dispuesto a perder a su escuadrón de dragones, por lo que insta a Bestibestia para que frene a las criaturas voladoras en seco. Éstas cumplen el mandato del alfa, y todos los jinetes salen disparados hacia delante, salvo Valka, la madre de Hipo, que se mantiene a lomos de Asaltanubes con la pericia de un vaquero de rodeo. El fuego enemigo convierte a los vikingos voladores en vikingos "coladores", y se estampan contra el suelo cuales fugaces meteoritos, abriendo distintos boquetes entre la hojarasca. Gracias a la maniobra de Drago, no obstante, los dragones se han mantenido lejos del fuego enemigo.

Lockdown aprovecha que los autobots están de celebración de esta mini-victoria para lanzar una bomba de napalm, que alcanza de lleno a Drift y Crosshairs, destruyéndolos, y calcina a toda persona viviente a su alrededor. No nos engañemos, en una batalla de estas características, los humanos no deberíamos aguantar ni el primer minuto, y así ha sido aquí. El fuego de Lockdown, por cierto, convierte los amasijos de vikingo estampado en croquetas de gruyère carbonizadas. El fuego se propaga rápidamente por todo el bosque, y los autobots que quedan comienzan un fuego cruzado defensivo del que Lockdown escapa con rapidez entre el incipiente humo. Grimlock, que ya ha hecho un pipi en el árbol anterior, se aleja correteando del humo y se pone a escarbar con insistencia en una zona repleta de hojas. Encuentra un gruyère vikingo, antes conocido como Estoico, y comienza a morderlo y sacudirlo con fuerza.

Drago llama a todos los dragones para planear un ataque, pero cuando Asaltanubes pasa sobre el alfa, Valka salta sobre Drago con furia y comienza a atizarle con su bastón, presa de la ira. Drago, entre golpes de bastón, consigue ordenar a Bestibestia que se la quite de encima, y un soplido del dragón convierte a la mujer en una bonita estatua de cristal. La criatura corre hacia su amo para que éste lo felicite pero... "¡Huy!", pisa la estatua sin querer... ¿Alguien quiere cubitos de vikihielo?

El fuego ha convertido el bosque en una pira funeraria, y los troncos de los árboles saltan en pedazos por la inacabable metralla de los autobots y de Lockdown, que ha conseguido derribar también a Bumblebee. Sólo Optimus y el grandullón de Hound aguantan ya en pie. Grimlock, por su parte, se sienta en el agujero que hizo Estoico al caer, el cual ha excavado hasta agrandarlo lo suficiente, y comienza a rascarse una de sus orejas metálicas, que le retumba constantemente por culpa del ruido que hay a su alrededor.

Mientras los robots intentan divisar a sus respectivos enemigos entre el humo y el fuego, cuatro de los dragones, con inmejorable panorámica aérea, los bombardean con fuego y misiles explosivos, éstos últimos cortesía de Desdentado. El alfa, al que no le apetece demasiado volar, aparece destrozando los árboles a su paso y, cogiendo por sorpresa a un malherido Hound, lo destroza con su poderosa mandíbula.

Lockdown abre fuego a discreción hacia el cielo, mientras que Optimus descarga todo su arsenal en Bestibestia y acaba con él. Sólo Desdentado sobrevive al fuego aéreo, pero una vez libre del control del alfa, da media vuelta y vuela raudo hacia Drago, que como buen malo se había mantenido a cubierto. Para no disgustar al público con escabrosas escenas, diremos sólo que Drago "pierde" el combate, y Desdentado huye del campo de batalla, en busca de una tercera parte de la película que lo catapulte al Hall of Fame de una vez por todas.

Optimus y Lockdown, agotada ya su munición, se encuentran rodando por el suelo, tratando de decidir a hostia limpia quien va a ser el vencedor, cuando una monumental sombra se cierne tras ellos. Tan enfrascados están en su duelo que no se percatan de ello. Craso error.

Las explosiones, los gritos, los crujidos de la madera al romperse y hasta los estallidos de las armas de fuego son ruidos soportables para el "pequeño" Grimlock. Digamos que los "tolera". Pero el estridente, agudo y perforador ruido del metal contra el metal es algo que sobrepasa los límites de su paciencia. Un rápido y hábil golpe de su afilada cola desmiembra a los dos robots y los lanza por los aires, finalizando así su pequeño sufrimiento y, de paso, el combate.

El ganador es, puesssssssss, ¡¡Transformers - La era de la extinción!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario