Golpe en la pequeña China vs. Señales

Hola, hola, hola, ladies & gentlemen, aquí estamos para presentarles esta nueeeva edición de Ci-nes-treet Figh-ter. La vida puede ser maravillosa y lo va a ser con este espectáculo, se lo garantizo. A partir de ahora yo voy a ser su presentador, tras el despido improcedente del anterior en su 10ª presentación...

Buenas noches, y bienvenidos al club. Aquí estamos presentando el undécimo combate de Ci-nes-treet Figh-ter. El deporte que no aporta, des-a-por-ta. En esta nueva etapa del Ci-nes-treet los dos equipos competirán en un estadio por ver quien resuelve antes sus problemas internos, en lugar de hacerlo unos contra otros. I love this gaaaame. Y sin más preámbulos les presento a los contendientes, advirtiendo que hay spoilers, por si quieren ver las películas.

En la parte superior de sus pantallas, preparados para repartir de lo lindo: Jack Burton, un camionero chulito que hace su reparto en China Town; su amigo, el pequeño Wang; la novia de éste, Miao Yin; la periodista Gracie y Egg Shen y sus muchachos karatekas, que se las tendrán que ver con Lo Pan; sus tres discípulos con fuerza sobrenatural -Trueno-, gran velocidad y habilidad con las armas -Lluvia- y el poder del rayo -Rayo, claro-, respectivamente, llamados los Tormentas, y unos cuantos mafiosos de los suyos. ¡¡¡Ellos representarán a Golpe en la pequeña China!!!

Abajo, algo menos preparados para enfrentarse a sus rivales, tenemos a Graham Hess, un ex-cura que dejó el sacerdocio tras la muerte de su mujer; su hijo Morgan, que es asmático, y su hija Bo, que cree que el agua está contaminada; su hermano Merril, ex jugador de béisbol, y la agente de policía Caroline. El enemigo viene del cielo, y son los ex-tra-te-rres-tres. ¡Con ustedes, Señales!

El colegiado da el pitido inicial y sin más preámbulos Jack Burton, ¡pero qué pasa! Jack y su amigo Wang-Lee tendrán que darlo todo porque unos malvados han secuestrado a la novia de éste. Ojos verdes, verdes como la albahaca, tenías... Tras su regreso al barrio chino, se meten en una pelea callejera entre dos bandas y tienen que huir pies para qué os quiero tras la aparición de los Tormentas, que se cargan a todo el que pasa por delante.

Por su parte, Graham vive una vida monótona tras el fallecimiento de su mujer, que le hizo perder su fe. ¡Adiós, Dios! Pero su tranquilidad se ve alterada con la aparición de enormes y perfectos círculos y otras formas en sus maizales. Al principio él y Merril, batea fuerte Merril, creen que es cosa de un gracioso, pero la televisión, qué haríamos sin ella, cuna de la tecnología, les hace ver que cosas similares están pasando por todo el mundo, y parecen relacionadas con la aparición de misteriosas luces en el cielo. ¡De dónde vienen y adónde van, Graham!

Cuando Lo Pan, una de cuarto para mí, Lo Pan, secuestra a Gracie, ojos verdes, verdes como la albahaca, la cosa pasa a un nivel superior y más personal, y Jack, Jack, Jack Buuurton, ¡pero qué pasa! Jack no va a dejar pasar esta ofensa. Junto con Wang-Lee y los demás se adentran en los subsuelos de Chinatown y van directos a por dos de medio esta vez, Lo Pan.

Los a-lie-ní-ge-nas atacan el planeta y Graham poco a poco se lo ha tenido que creer, hasta el punto que decide encerrarse en su casa con su familia, tapian puertas y ventanas y esperan aguantar el mayor tiempo posible, con muy poca fe. Qué te ha pasado, Graham, que no crees. La vida puede ser maravillosa, busca la fe, Graham.

El combate en la pequeña y subterránea China comienza ya, y enseguida se forman parejas o equipos de pelea por todo el campo. Karatekas contra mafiosos; Egg Shen, la gallina de los huevos de oro, contra dame una baguette que tengo hambre, Lo Pan; Wang-Lee contra Lluvia, ¡pero qué pasa! Jack contra Trueno y Rayo se queda sólo, exhibiendo su poderío y destrozando todo lo que hay a su alrededor. Las dos chicas, ojos verdes, verdes como la albahaca, están en trance hipnótico de ritual y no pueden moverse. La emoción está al límite, I love this gaaaame.

La casa de Graham, cree en Dios, por favor, ha sido profanada, y la familia se esconde en el sótano. Aguantan como pueden durante la noche, el miedo es libre y cada uno tiene el que quieeeereee, pero sorprendentemente ese tiempo no basta a sus rivales para desencadenar una victoria. Los karatekas y los mafiosos se han aniquilado mutuamente, ra-ta-ta-ta-ta-ta; vaya madrugones que te tienes que dar, Lo Pan, ha dejado frito a Egg y forcejea con las chicas de ojos verdes, verdes como la albahaca, que han salido del trance durante la pelea, y Wang-Lee y Jack, Jack, Jack han vencido a Lluvia y Trueno, y ahora se encaran con el poderoso Rayo, que sigue a su bola lanzando electricidad por todas partes y atrayendo nubes negras sobre nosotros.

Amanece que no es poco, y Merril, batea fuerte, y Graham salen del sótano para buscar la medicina del pobre Morgan. Dame epinefrina, Morgan, la necesito. Allí se encuentran con un alien que, en un descuido, coge al pequeño. Ay, señor, señor, cómo me ayudarás si no creo en ti, piensa Graham, pero recuerda las últimas palabras de su mujer y pide ayuda a su hermano. Batea fuerte, Merril, coge su bate del expositor y lo revienta contra el monstruo, ra-ta-ta-ta-ta, lanzándolo fuera de la casa, pero el bicho es duro de pelar, duro de matar...

Lo Pan de pueblo es mejor ha vencido a las chicas de ojos verdes, verdes como la albahaca, y ¡pero qué pasa! Jack ha tenido que enfrentarse con él, dejando a Wang-Lee de brazos cruzados, esperando que Rayo acabe de hacer florituras y coreografías consigo mismo. Un hábil lanzamiento de cuchillo y ra-ta-ta-ta-ta-ta, Lo Pan se ha quedado duro, la vida puede ser maravillosa, pero no para ti, Lo Pan. El combate está a punto de acabar cuando Rayo, con tanta parafernalia, ha hecho que se ponga a llover en el estadio.

Atención, que el agua cae sobre el extraterrestre y le hace heridas sobre la piel, agua que no has de beber déjala correr, amigo. Merril, aprovecha el momento y batea fuerte, liquidando a su enemigo. Ahora sí, Graham, ahora puedes creer en Dios, la vida puede ser maravillosa ya que ¡¡habéis ganado el undécimo Ci-nes-treet Figh-ter!! ¡Los campeones sonnnn Señales!

Y aquí cortamos la emisión, que Rayo parece que tiene el baile de San Vito y aquí no queda nadie ya. Hasta otra, compañeros. I love this gaaaaaame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario