Julie & Julia vs. Paranormal Activity 2

¡¡7º combate deeee Cinestreet Fighter!!

Hoy el cuadrilátero es una gran cocina eh-rodeada de cámaras de eh-vídeo, para que no pierdan detalle de los eh-sucesos que eh-puedan ocurrirrrrrrrrrr.

A nuehtra eh-izquierrrrda, connn delantal y gorro de cocinerassss, Julie y Julia, y también con delantal, haciendo de pinches, sus eh-respectivos maridos, Paul y Eric. Ellos sonnn, eh-obviamennnnte, ¡¡¡Julie & Julia!!!

A la derecha tenemossss, con sus ropas de estar eh-por casa, a toda la familia Rey (la madre Kristi, el padre Dan, la hija Ali, el niño Hunter y la perra Abby) junto con su ama de llaves y niñera, Martine. Y también, sin eh-ropasss, etéreo e impalpable, a la par que invisible y transparente, incorpóreo e intangible, el eh-spíritu mencionado en la anterior eh-película y campeón del 2º Cinestreet Fighter. Todos vienen en nombre deee ¡¡¡Paranormal Activity 2!!!

La primera en ponerse manos a la obra es Julie, que se aficionó a la cocina en su época en París, y empieza a elaborar comida francesa a tutiplén, mientras va redactando su libro "Mastering the Art of French Cooking". Su marido, Paul, le va dando consejos y la anima, contento de que tenga una afición.

Los Rey, en cambio, tienen problemas, pues en su nueva casa han entrado parece que a robar (aunque sólo se han llevado el collar de la hermana de Krist), y han dejado todo patas arriba, a excepción de la habitación del pequeño Hunter. Martine, la niñera y ama de llaves, como se ha quedado sin cocina, se acerca a Julie y le empieza a pedir consejos, mientras el resto de la familia trata de quitarle importancia al asunto y va reordenando la casa (menos Hunter, que sólo gatea, y bastante hace).

Julia, al descubrir el libro de Julie, decide hacer un blog en el que se propone hacer las recetas de su admirada cocinera, pero en un tiempo máximo de 365 días. A su marido le parece genial porque así está ocupada, se divierte y él come de vicio de bien. Así pues, Julia se mete también en la cocina/cuadrilátero y empieza a reseguir las recetas de Julie, mientras Eric se afloja el cinturón y se sienta, dispuesto a comer como nunca. La perra de los Rey, Abby, al percibir los ricos olores que emanan de la cocina se va hacia allí y comienza a merodear alrededor de las tres cocineras, moviendo la cola mientras espera que le caiga algo.

Kristi le confiesa a su marido que cree que están pasando cosas raras en casa, pero él dice que son tonterías. A pesar de las pruebas que han visto en las cámaras de seguridad (puestas en la casa a raíz del "robo"), Dan se esfuerza por encontrar justificaciones a todo lo que ve y le pide a su mujer que no tenga paranoias y que vayan a la cocina a comer, que Julie, Julia y Martine están cocinando cosas riquísimas.

¡¡A ver, eh-hostia, que esto es un Cinestreet Fighter y no un eh-capítulo de La casa de la pradera!! ¿¿Queréis hacer el favor de dejar de eh-colaborar en eh-todo??

La presencia decide tomar cartas en el asunto y le baja los pantalones de Dan a la altura de los tobillos. Dan se gira, pensando que ha sido una bromita de Eric, el marido de Julia, y le suelta un puñetazo. Eric, que estaba rodeando la cocina en busca de algo que jalar, cae sobre el Boeuf Bourguignon que estaba cocinando Julie y la olla cae rodando al suelo, desparramándolo todo por doquier. Obviamente Abby no pierde la ocasión y se abalanza sobre la comida, mientras Julie chilla, histérica, y Paul coge al pobre Eric del cuello y comienza a estrangularlo.

Éste intenta decir que él no ha hecho nada, pero poco puede decir con unas manos atenazándole la garganta. Julia, que ha visto todo lo sucedido, coge el pato que iba a abrir y le atiza una "patada" (ja-ja-ja) en la cabeza a Kristi, que veía con los ojos como platos como Hunter lloraba y se iba elevando en el aire. Martine empieza a encender inciensos y a tirar sal por todos los lados exhortando a los malos espíritus para que se vayan. Ali, la más espabilada de la familia, está intentando encontrar información en internet sobre lo que está pasando en la cocina-cuadrilátero, cuando un cazo sale volando y le atiza en la cabeza.

Eso está eh-mejor. Esto ya parece un Cinestreet. Pero hay eh-demasiado caos.

Los cajones y puertas se abren de golpe y de allí salen tenedores, cuchillos, tijeras y demás utensilios cocineriles puntiagudos que, para ahorraros la escena sangrienta, vuelan por todo el cuadrilátero y dejan carne triturada como para hacer unos cuantos platos a la francesa, inglesa, italiana, española y caníbal o lo que surja. Sólo queda en pie el pequeño Hunter, que se gira hacia la cámara y sonríe malévolamente antes de decir: "Se pueden cocinar muchas cosas, pero no a mí" (carcajada grave y terrorífica de fondo).

Y con esta aterradora escena finaliza el Cinestreet Fighter con la victoria deeeeee Paranormal Activityyyyy 2!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario