El jovencito Frankenstein vs. La vida de Brian

¡5º Cinestreet Fighter del año!

En el lado izquierdo del eh-rinnnnnnnng, de colores negros tétricos, el profesor Frederick Frankenstein, su ayudante Igor y su "becaria" Inga, la misteriosa Frau Blücher (rayos, truenos y caballos relinchando al pronunciar su nombre) y, cómo no, El monstruo. ¡¡Ellos sonnnnnnn El jovencito Frankenstein!!

A la eh-diestra, con toga blanca, Brian; con eh-túnicas negras, los miembros del Frente Popular de Judea (FPJ de ahora en eh-adelannnnntee) y la eh-madre de eh-Briannn, y con casco, armadura de placas y escudos cuadrados, una legión de romanossssss. ¡Con todos ustedessss La vida de Brian!

Comienza el profesor Frederick recordándome que su apellido es Fronkonstin, que él no quiere saber nada de su abuelo Frankenstein y sus peregrinas ideas de conseguir crear vida a partir de un cuerpo inerte. Yo le pregunto que si entonces el nombre es Frodorick, y me responde que no, que es Frederick Fronkonstin. Le replico que debería ser Frodorick Fronkonstin, pero él insiste que no es así, que se pronuncia Frederick Fronkonstin.

Brian guarda un gran rencor a los romanos y se alegra de haber entrado a formar parte del FPJ, porque así podrá hacer fuerza para instarlos a que se vayan de allí y vuelvan a su casa. Gracias a sus habilidades aprendidas en el FP (nunca mejor dicho), convence a los romanos de que el profesor Frank... Fronkonstin quiere secuestrar al emperador, y la legión se lanza a por el enemigo sin dudarlo.

El profesor y sus ayudantes huyen al castillo de su abuelo y se encierran dentro, sitiados por los romanos. Inga quiere ayudar a Frederick a relajarse pero él, engañado por Frau Blücher (rayos, truenos y caballos relinchando), es conducido a las mazmorras y allí descubre que los rumores que circulaban sobre los experimentos de su abuelo eran ciertos, y que es posible devolver a la vida a un cuerpo muerto. Sin dudarlo, el profesor Fronkonstin... Perdón, el aludido me informa que a partir de ahora sí quiere pronunciarlo Frankenstein, porque vuelve a comulgar con las ideas de su abuelo. El profesor Frankenstein, con la ayuda de la solícita Inga, que quiere levantarle la moral y todo lo que haga falta, recrea el experimento de su abuelo y crea a El monstruo. Pero parece ser que el cerebro que le había llevado Igor... Perdón, me informa que se pronuncia Áigor. Pues que parece ser que este cerebro es un poco defectuoso, y El monstruo se levanta cabreado y con ganas de repartir toñas.

El Frente Popular de Judea entra en el castillo por los alcantarillados, pero a cuando levantan la tapa que da acceso a la fortaleza, cierta criatura recién nacida entra gritando furiosa y se lía a mamporros con ellos. Los romanos echan abajo la puerta y entran en tropel pero, tras inspeccionar el castillo a fondo, no encuentran al profesor Frankenstein ni a sus acompañantes (que están hábilmente escondidos, recreando las letras de la canción Y.M.C.A.). Creyendo haber sido engañados por Brian, marchan de vuelta a Judea para cantarle las cuarenta.

Cuando los ve venir por el camino, Brian se hace a un lado y simula estar predicando, pero un gran grupo de curiosos se aglutina a su alrededor y comienza a seguirle, creyéndolo el verdadero mesías. Brian aprovecha la coyuntura y los conduce al castillo con la intención de usarlos en su beneficio, pero se encuentra con que Frau Blücher (rayos, truenos y caballos relinchando) ha secuestrado a su madre y le exige que se rinda. Brian sopesa la situación y habla a sus seguidores con voz serena y firme: "Bienaventurados los que lapiden a mis enemigos, porque serán recompensados con el cielo".

La multitud apedrea inmediatamente a Frau Blücher (rayos, truenos y caballos relinchando) y a la madre de Brian de paso, y después entran furiosos en el castillo y también lapidan al profesor Frankenstein, a Inga -cuyos pechos no son suficientes para proteger el preciado cerebro de Frederick-, a El monstruo, que aguanta las piedras pequeñas pero con los monolitos no puede hacer nada, y no me lapidan a mí porque soy el guionista de este cinestreet y me camuflo tras una pantalla y el mundo real.

Una vez cumplido su cometido, los seguidores de Brian se dispersan y él entra en el castillo de su rival para celebrar la victoria. Pero se había olvidado de Áigor, que estaba camuflado sobre un pedestal, haciéndose pasar por una estatua deforme. Éste golpea hábilmente a Brian con su joroba, dejándolo inconsciente en el suelo.

Así pues, y gracias a la habilidad (o fealdad) del gran Áigor, la victoria es para ¡¡El jovencitoooooo Fraaaaankensteinnnn!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario