Bombones de chocolate

Después de leer el cinestreet fighter de Chocolat vs Paranormal Activity, ¿no os han entrado ganas de... comer chocolate? Evidentemente a mi no me han entrado ningunas ganas de poner una cámara a grabar mientras duermo, que miedo, jeje. En fin, a lo que iba, yo soy de la opinión de que no hay que esperar a que llegue una ocasión especial (aunque ya se que la semana que viene es San Valentín) para preparar unos bombones de chocolate. ¿Por qué? Pues ¡porque todos los días son especiales! Así que venga, a sus delantales resposteros :)

Ingredientes

Dos tabletas de chocolate sin azúcar
Un brick de nata líquida
Unas hojas de menta
Un chorrito de ron con miel
Crocanti de almendras
Cacao en polvo
Azúcar glas

La elaboración de estos bombones/trufas es muy sencilla. Primero trocearemos el chocolate y lo fundiremos. Cuando esté listo, ponemos en un cazo la nata líquida removiendo hasta que arranque a hervir. Seguidamente, verteremos la nata (sin las hojas de menta) sobre el chocolate y removeremos hasta que quede todo bien ligado. Añadiremos un poco de ron con miel y dejaremos reposar a temperatura ambiente durante una o dos horas.

Cuando la masa esté completamente fría tendrá una consistencia más dura que nos permitirá amasar con las manos. Si tenemos guantes de vinilo o látex, mejor si nos ponemos unos, porque así evitaremos contactos no deseados de nuestras uñas con el chocolate. Se presupone que todos nos lavamos las manos y esas cosas, pero a la hora de tocar alimentos que no se van a cocer, mejor con guantes (al menos a mi parecer). Como si jugáramos con plastelina, hacemos bolas con el chocolate y las rebozamos unas en el cacao en polvo, otras en el crocanti y otras en el azúcar glas. Así tendremos variedad de colores :)

Una vez tenemos nuestros bombones/trufas de chocolate, los disponemos en una bandeja y los mantenemos guardados en la nevera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario